domingo, 28 de agosto de 2005

Noite de Morabeza

Explorando otras latitudes musicales me encuentro con un trabajo discográfico que ha merecido mi atención desde un primer momento. Se trata de la producción Noite de Morabeza de Boy Ge Mendes, cantautor oriundo de Dakar, Senegal, pero con el alma enclavada en Cabo Verde , pequeño conjunto de islas situadas al oeste del continente africano.

A partir de los primeros acordes comienza el viaje nostálgico, delicado y sentimental por el alma y el sentimiento caboverdiano. Conviven, musicalmente hablando, el espíritu de las mornas provenientes de Portugal, influencia notoria del bosanova brasileño, las raíces senegalesas expresadas en el tambor y la cadencia rítmica, un leve toque de jazz al igual que los aromas provenientes de los ritmos afrocaribeños.

Nada sobra y nada falta, desde la guitarra melancólica y traviesa, pasando por un piano que desliza notas en su justa proporción hasta el acordeón que sutilmente se cuela para mostrarnos la profundidad, seriedad y la delicadeza con que Mendes encara esta producción discográfica. Aparte mención merece la voz cálida, dulce por momentos y melancólica de Mendes, la cual nos transmite toda la “sodade” y el sentimiento, alma y espíritu del pequeño archipiélago.

El espíritu caboverdiano (valga el término) llega para hacerse presente, para demostrar que las islas no solo sirvieron, en tiempos ancestrales, para refugio de piratas, mercaderes o navíos que surcaban el océano. Esta producción nos crea, musicalmente hablando, un ambiente lleno de paz y dulzura, pero a su vez cargado de melancolía y sentimiento. Allí está una música, un sentimiento, un trabajo creador hecho con humildad para mostrar parte de la riqueza musical de un pequeño pedazo de tierra ubicado en aguas del atlántico.

Artículo originalmente publicado en la revista dominical Letra Inversa del diario Notitarde, en Valencia, Venezuela

4 comentarios:

Fedosy dijo...

Yo quiero ese disco!!!! Lo vendiste tan bien que quiero ese disco. Me lo prestas?
Por cierto, gracias por los comentarios sobre la culta conversación. Tú, más que nadie, sabes que hablar sobre un tema musical, requiere profundidad y seriedad, y no andas diciendo a la buena de Dios cosas como que "pobre del hombre pobre" lo dijo Huidobro (¿por cierto, así se escribe Huidobro?).

Salud

Fedosy.

Mary C. dijo...

Me encanta que estes haciendo lo que te gusta... ¡Brindo por todos tus exitos!

Un beso,

Jota dijo...

estimado.... excelente esfuerzo.... un modesto aporte....para que sigas tejiendo tu red de melómanos: ve a thinkbass.blogspot.com..... paz y guaguancó (por cierto, no vas a escribir nada de Palmieri y Libre que vienen a fin de mes? no voy porque los cobres los tengo contados para Dream Theater)
saludos y felicitaciones

Martin dijo...

Hola, la verdad es que buscando fotos de Morabeza encontré tu blog. Soy un chico de Galicia aquí al lado de Portugal, en España. El caso es que tengo mucho contacto con el idioma portugués por eso todas sus lenguas hermanas son familiares para mí.
Boy Ge Mendes lo acabo de descubrir. Hace siete u ocho años que estoy explorando las músicas del mundo de Pekín a Nueva York pasando por Mongolia y Canada.
Noite da Morabeza es un disco atemporal, es uno de esos discos que te pone "la piel de gallina" y propicia al enamoramiento; con la canción que lleva el título "Noite da Morabeza" se me encoge el corazón.
Recomiendo este disco a todo el mundo al igual que otro grupo caboverdiano que se llama Bana.

Un saludo.

Martin.