lunes, 31 de octubre de 2005

Magallanes y la música

El deporte y la música siempre llevarán una relación estrecha, aunque guarden diferencias grandes e importantes entre sí. Así vemos como en el fútbol es común escuchar cantos como el famoso "Dale, Dale, Boca" o "Hala Madrid", por citar algunos. Sin embargo, el beisból no escapa a ésta realidad. Famoso es el clásico "Take me out to the ball game" que se canta en el séptimo inning en los parques de Grandes Ligas, en cuanto al besibol se refiere.

En Venezuela, Magallanes goza de los cantos más recordados por fanáticos y adversarios, gracias al ingenio musical de Luis María Frómeta "Billo", quien con sus composiciones en honor al equipo navegante logró llevar el espíritu magallanero por todos los rincones de nuestra geografía. Es memorable el Magallanes será Campeón, el inolvidable No hay quien le gane o el clásico Magallanes y Susana, temas que quedan para la posteridad como ejemplo del arraigo del beisbol en nuestro país.

Gracias al maestro Billo, otros equipos han contado con similar suerte pero en dosis mucho menores. Hasta la rivalidad más grande del beisbol, Caracas - Magallanes, también tuvo su cuota musical por intermedio de Un Solo Pueblo, en ritmo de parranda.
Seguirán existiendo cantos para los equipos de besibol, para la afición y para el juego en general, pero no queda duda que la serie particular favorece al Magallanes.

sábado, 15 de octubre de 2005

Dance Mania

Con una obra que comprende más de 100 producciones discográficas, resulta un tanto complicado escoger un trabajo que represente las virtudes del llamado Rey del Timbal, título ganado a fuerza de talento, ganas y originalidad. Sin embargo, creo que una selección acertada es Dancemania, quizás uno de sus trabajos claves. Aquí, Tito Puente nos da una muestra de su alto nivel en diversas facetas (Timbalero, director, arreglista, compositor), lo cual siempre fue una de sus grandes virtudes. Por otra parte, la variedad de ritmos presentados en Dancemania lo hacen un disco muy particular, altamente bailable y con la permanente carga de frescura y sabor que Puente le imprimía a sus producciones discográficas.

Bailable, de principio a fin. Vigente. Esencial.

jueves, 13 de octubre de 2005

¿Ganamos o perdemos?


En días pasados, un visitante a mi blog me hacía la pregunta que da título a esta nota referenciada a la música digital y su auge en estos tiempos. Todo esto venía al caso ya que hablábamos de la experiencia gratificante que resulta en abrir el CD, leer la información del librito que acompaña cada producción discográfica (cuando los productores tienen la gentileza de hacerlo) y disfrutar de la experiencia visual mientas las notas de cuelan por nuestros conductos auditivos, cosas que dejaríamos de difrutar parcialmente por el furor de la música digital.
Obviamente, estamos frente a un hecho que nos señala un par de situaciones especiales. Con la llegada de la música digital, y la facilidad que hay para encontrarla (comprada a los sitios oficiales, copiada, transferida desde un CD original o por otros medios), obtendremos de forma rápida toda la música que necesitemos. Es decir, se disminuirá el tiempo de espera desde el lanzamiento de la producción discográfica hasta tenerla en nuestras manos.
Por otra parte, nos perderíamos el placer de ojear, leer, releer y, una vez más, volver a curiosear sobre los créditos que acompañan al disco, sobre los detalles de producción que nos ayudan a entender, en cierto modo, las razones por las que un artista graba tales temas.
Quizás, la ganancia esté en la rapidez para obtener las grabaciones, pero a cambio de privarnos de cirtos placeres muy necesarios para el alma y para quienes somos melómanos de nacimiento y por convicción.
Visto todo esto, prefiero esperar a que el CD esté en mis manos, disfrutar del momento de quitarle el celofán (cosa reservada para el dueño), sentir como el olor a CD nuevo penetra por mis fosas nasales, colocarlo en el CD-Player y comenzar la experiencia del recorrido visual mientras las notas hacen el trabajo de elevar mi alma hacia los niveles de tranquilidad y alegría que siempre, acordes mediante, me produce. Tal vez, algunos consideren que estoy perdiendo ya que las grabaciones tardan un poco en llegar a mis manos, pero seguiré ganando mientras pueda abrirlos y disfrutarlos uno a uno, sorbo a sorbo, como el buen vino.

martes, 11 de octubre de 2005

Siembra


Seguirá siendo un "must have" entre quienes atesoramos grabaciones. Casi que lo consideramos objeto de culto por el furor y el impacto que causó en el momento de su lanzamiento, por su contenido, vigencia y sabor. Sin desperdicio, donde la denuncia social, el amor, el barrio y lo popular se concentran sin llegar a ser motivo de estorbo.

Plástico, Buscando Guayaba, Pedro Navaja, María Lionza, Ojos, Dime y Siembra son los temas que nos hacen pasear por diversos aspectos (Denuncia social, el barrio, creencias populares, esperanza) que Blades trata con fina pluma, agudeza y conciencia. Aparte la mención para Willie Colón, responsable de la dirección musical, la producción y la colaboración en los arreglos.
Para quienes disfrutamos la salsa de una manera especial, Siembra estará dentro de los llamados "imprescindibles" de una colección particular. Virtudes le sobran, así como calidad, mensaje y sabor, elementos suficientes para que se mantenga el el sitio que bien tiene ganado.

jueves, 6 de octubre de 2005

Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band


Cuando hablamos de grabaciones de Los Beatles, es difícil escoger una, de allí que el ejercicio se haga cuesta arriba para quienes sentimos afición por los 4 de Liverpool. Sin embargo, Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band guarda un encanto especial por varias razones como que su grabación tardó 129 días, el uso de una gran orquesta, el diseño de la carátula, donde aparecían personajes tales como el bailarín Fred Astaire, los actores cómicos Stan Laurel y Oliver Hardy, la actriz Marilyn Monroe, entre otros.

Por su conceptualización, manejo de los recursos disponibles para hacer una carátula fuera de lo común, por la siempre sorprendente música que se encuentra allí contenida, y por muchas razones que me hacen ser seguidor de Los Beatles, Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band siempre tendrá un lugar especial en mi colección. Me lo llevaría a cualquier parte.