miércoles, 12 de abril de 2006

Reverence


Reverence es la producción del año 2001 hecha por el músico camerunés Richard Bona, donde nos muestra su capacidad de integrar ritmos, culturas y expresiones musicales de manera exquisita. Bona se ha dado a conocer a fuerza de talento y de una calidad interpretativa por encima del nivel en la ejecución del bajo, influenciado notoriamente por ese grande del bajo como lo fue Jaco Pastorius, sin embargo, esto no ha sido impedimento para que pueda ejecutar con solvencia la guitarra, flauta, teclados y percusión. Sus servicios como bajista han sido solicitados por músicos como Pat Metheny, Joe Zawinul, Larry Corryel yMichael Brecker, entre otros. Reverence es una forma de brindarle tributo a la tierra y a las pequeñas pero significativas historias que pueden ocurrirle a un ser humano. Un trabajo musical rico en colores y texturas, con aderezos que van desde la música camerunesa, jazz, blues, funk y el infaltable toque latino. De principio a fin, sin desperdicio.

3 comentarios:

César dijo...

Realmente, Reverence no tiene desperdicios. Es un disco excelente. Otro disco de Bona que tiene poco, o nada criticable, es Scenes From My Life... aunque debo confesar que sólo he escuchado estos dos...

Saludos!

José Javier dijo...

Un músico admirable.... Su desarrollo, en medio de las privaciones africanas, en un hotel, donde lo contratan para animar las noches, es sorprendente..... comienza como autodidacta, y tal como el pianista de Bertolucci, Bona tomaba todo lo que le llegaba, discos, grabaciones, y lo estudiaba de sol a sol, y lo convertía en algo nuevo, propio... este hombre es uno más de los tantos regalos invalorables que África le ha hecho al mundo.... indispensable

Fósforo Sequera dijo...

César Segovia: Los trabajos de Bona siempre tienen una carga de interés que supera lo común. Tiki es su más reciente trabajo, lo cual comentaré en futuras entregas. Gracias por la visita. Un abrazo!

José Javier: Indispensable es un calificativo que Bona ha logrado a base de talento. Sus trabajos merecn atención, respeto y difusión. Un abrazo.

Seguimos en clave...