miércoles, 29 de noviembre de 2006

Estoy aquí

CD Prisca Dávila

Los últimos años han sido fructíferos para el movimiento musical venezolano. La aparición de nuevas figuras con propuestas cargadas de originalidad, diferentes, novedosas, pero con un nivel de calidad que está por encima del promedio, le ha brindado el matiz de frescura y renovación requerido para proyectar nuestra música hacia nuevos e importantes horizontes. Sin embargo, el mérito podría ser mayor cuando se puede combinar lo académico y lo popular, lo nacional con lo extranjero, sin permitir que uno le estorbe al otro, coexistiendo, generando una sola idea, un solo concepto. Es difícil de lograr, pero no imposible. Muchas de estas propuestas tienen ya algunos años de vigencia y fueron verdaderos sucesos a nivel musical (lo creado por Vytas Brenner en su tiempo es una muestra de ello). En estos tiempos cobra mucho mayor valor el trabajo que se realiza de manera sistemática, con mucho sentido, buscando nexos entre lo popular y lo académico, tratando de establecer cuáles son las similitudes entre diversas culturas, llámense jazz, flamenco, música académica y música venezolana, en este caso. Toda esta suerte de introducción viene dada por el trabajo que ha venido desarrollando por la pianista venezolana Prisca Dávila a lo largo de su brillante carrera musical, logrando el puente de comunicación necesario para que lo popular y lo académico puedan tener comunicación e interrelación. Estoy aquí es uno de esos trabajos que merece especial atención por los territorios explorados a través del piano, por el concepto universal de la música aquí grabada y por el caudal de talento desplegado tanto en la concepción de los temas como en sus arreglos y ejecución. Un disco insustituible, necesario para abordar el tren que nos conducirá por nuevos y fascinantes caminos.

Temas
01- Frigiando Merengue (Prisca Dávila)
02- El Negro José (Aldemaro Romero)
03- Prisca (Eduardo Dávila /Arreglo: Prisca Dávila)
04- Leyenda (Gerry Weil)
05- Vals Criollo Nº 2 (Gerry Weil)
06- El Pilón (Prisca Dávila)
07- Así No Más (Ilan Chester)
08- Estoy Aquí ( Prisca Dávila)
09- Setoconao (Folklore Warao/ Arreglo: Prisca Dávila)
10- Pikirillo (Music: Prisca Dávila / Lyrics: Eduardo Dávila)

Créditos
Piano y Voz: Prisca Dávila
Flauta: Eduardo Dávila
Bajo eléctrico y acústico: Giovanni Ramírez
Matería y palmas: Adolfo Herrera
Cajón Flamenco, Percusión, Congas & Tambor Redondo (Prima): Roberto Castillo
Tambor Redondo (Cruzao & Pujao): Benigno Medina (track 09)
Maracas: Manuel Rangel (track 10)
Cuatro: Rafael "Pollo" Brito (track 02)
Vibráfono: Alberto Vergara (track 08)
Cantaor: Miguel Hernández "El Pata Negra" (track 01)
Coros: César Muñoz & Marisela Leal

martes, 28 de noviembre de 2006

Fallece Anita O'Day

Anita O'Day
(Anita Bell Colton)
Kansas City, Missouri, 18/10/1919 - Los Angeles, California 23/11/2006


viernes, 24 de noviembre de 2006

Acaso

Existen canciones que marcan, que llegan, que se quedan por formar parte de momentos vividos, llenos de magia, de rocío, de perfume, de matices que se cuelan en medio de los sonidos. Acaso es una de estas canciones que se ha quedado tallada en mis venas. Con una ¡nmejorable compañía y un Cabernet Sauvignon no habría más nada que pedir.

Acaso
(Ivan Lins / Abel Silva)

Não sei se o acaso quis brincar
Ou foi a vida que escolheu
Por ironia fez cruzar
O meu caminho com o seu

Eu nem queria mais sofrer
A agonia da paixão
nem tinha mais o que esquecer
Vivia em paz, na solidão

Mas foi te encontrar
E o futuro chegou como um presentimento
meu olhos brilharam, brilharam
No escuro da emoção

Não sei se o acaso quis brincar
Ou foi a vida que escolheu
Por ironia fez cruzar
O seu caminho com o meu

jueves, 23 de noviembre de 2006

Un abrazo para El Pavo

pavo_frank1

Tomado de la edición del día 22 de Noviembre de 2006 del vespertino El Mundo. La invitación es a leerlo y a tener un gesto de solidaridad con uno de los músicos más importantes de nuestro país, El Pavo Frank.



El Mundo - Miércoles 22 de Noviembre de 2006

MÚSICA DE LA CIUDAD - Nº
344 Un Abrazo para El Pavo

Alberto Naranjo

La edad del pavo sirve para definir aquella transición entre los 12 y 19 años, cuando el ser humano va adquiriendo una triple dimensión: biológica, psicológica y social. De allí que algunos se extrañen de que uno de los más respetados músicos venezolanos, aún a sus 72 años, sea llamado El Pavo. Así es como se le conoce desde su incursión en la música popular, hace casi seis décadas, en un ámbito controlado por veteranos del oficio que no vacilaron en aplicarle el afectuoso apelativo.

Francisco Antonio Hernández Valarino nació el 26 de Agosto de 1934 en Villa de Cura, Estado Aragua. Desde niño se habituó a escuchar la música tropical difundida por Radio Habana Cuba. Al trasladarse la familia a Caracas en 1944, estudió batería con Germán Suárez. Al poco tiempo entró en un grupo dirigido por Manuel Ramos y más tarde tocó en las orquestas de Aldemaro Romero y Luis Alfonzo Larrain. Hacia 1961 viajó a República Dominicana, luego se instaló en Nueva York en 1962 para perfeccionarse, y aprovechó para trabajar en las orquestas de José Fajardo, Johnny Pacheco, Dámaso Pérez Prado, Tito Puente y Mongo Santamaría. De allí se trasladó a Puerto Rico para tocar en la banda de César Concepción, hasta que decidió regresar a Venezuela en 1965. A su regreso produjo el primero de sus ocho discos como líder: La Orquesta del Pavo Frank - sentando un precedente en Venezuela como solista del timbal-, y en 1968 diseñó el acompañamiento de la batería en la creación del ritmo Onda Nueva junto a Aldemaro Romero y el bajista Jorge Romero (sin parentesco con el compositor). Además de participar en cientos de grabaciones como soporte rítmico, en 1977 se tradujo en una lógica inclusión del timbal en la estructura original de El Trabuco Venezolano. Las siguientes tres décadas se mantuvo activo a pesar de su progresiva e irremediable ceguera.

En lo que va de 2006 nuestro legendario músico se ha visto aquejado por severas dolencias físicas que le impiden ganarse la vida profesionalmente. Así que un grupo de amigos cercanos a él, abanderados por Aldemaro Romero y Jacques Braunstein, acordó brindarle un tributo público con la intención de recaudar una decente suma de dinero que pueda mitigar sus gastos de convalecencia. Huáscar Barradas, Benjamín Brea, Andrés Briceño, Gustavo Carucí, Maria Teresa Chacín, Biella Da Costa, Ofelia del Rosal, Pablo Gil, Carlos Moreán, Nene Quintero, Maria Rivas, Saúl Vera y Gerry Weil, entre otros, cantarán y tocarán en Un Abrazo para El Pavo, cuya reunión está fijada para el próximo Viernes 24, a las 8:00 pm, en el Centro Cultural Corp Group. El costo de la entrada es de Bs. 35.000. Nos vemos allí.

miércoles, 22 de noviembre de 2006

Día del músico


Ser músico es un mezcla de placer y responsabilidad. El placer va inmerso en el hecho de poder expresar diversidad de formas, texturas, colores y aromas con una gama interminable sonidos. La responsabilidad radica en el hecho concreto de ser un compromiso con el arte mismo, con la cultura, con las expresiones urbanas o autóctonas, según sea el caso, y, no por último menos importante, el compromiso consigo mismo, donde las ideas y el sentimiento van de la mano con las notas y silencios que emanan de un instrumento musical (voz incluída). Por otro lado, ser músico es casi que una bendición divina, una forma de poder experimentar como el alma vuela y se expresa de manera clara, sincera, dibujando expresiones en el aire que transporta sonoridades. Hoy, cuando celebramos el Día internacional del músico, nos unimos al júbilo de todos aquellos colegas que se encuentran en diversos lugares del planeta liberando los sonidos que mueven al mundo a través del universal lenguaje que representa la música, buscando siempre alegrar y llenar espacios con los maravillosos colores de las siete notas.

Seguimos en clave...

viernes, 17 de noviembre de 2006

Todo tiene un ritmo

Todo tiene un ritmo inmerso, una cadencia única que nos caracteriza, que nos diferencia, que nos hace distintos. Lo que más cuesta es expresarlo, hacer que el ritmo eche raíces y flores, frutos de viento, y pueda volar y propagarse, dar vida y alegrías, poder hacer que el ritmo forme su propio lenguaje y que pueda ser tranmitido mediante sonidos y silencios debidamente liberados. Sigo tratando de expresarlos correctamente, abriéndose paso, llegando hasta donde tengan que llegar, vivos, libres.

miércoles, 15 de noviembre de 2006

Alto vuelo

Lo presenciado anoche en el Teatro de la Opera de Maracay no puede calificarse de otra cosa que no sea un concierto de alto vuelo, sin dudas. Poner a volar a todo un escenario mediante una música sin complejos, muy intima, pero lo suficientemente clara, con un lenguaje propio que llega y se propaga a traves de espacio y tiempo son características notorias en el concierto ofrecido por el pianista venezolano Edward Simon. El jazz y la música de esta lado de la frontera se dieron la mano, arrullándose una a la otra, permitiendo esa complicidad que puede existir de manera armónica, sin estorbos, buscando ese sentido universal que permitirá recorrer nuevos y maravillosos caminos de rica sonoridad.

Para este concierto, Edward Simon seleccionó un repertorio con algunas de sus composiciones como Pere, The process o Fiestas, así como versiones muy personales, densas, cargadas de emotividad y con mucho sentido de Quinta Anauco, del maestro Aldemaro Romero, Mi querencia de Simón Díaz o nuestra inmortal Alma Llanera, entre otras. Simon demostró su sensibilidad y buen gusto, llevando los temas a niveles soprendentes, brindándonos solos que iban desde lo más lírico a paisajes un tanto más intrincados, sin perder la compostura requerida para hacer de los temas un homenaje mismo a la música.

Toda esta atmósfera cargada de jazz y de mucho feeling contó con la participación de Roberto Koch, impecable en el contrabajo acústico, demostrando por qué es uno de los bajistas más solicitados en la actualidad; Pablo Gil, destilando el aire con su saxo tenor en solos muy emotivos, mientras que Andrés Briceño le colocaba alas a la batería para hacer de éste uno de los mejores conciertos que se han realizado en Maracay en lo que va de año.

Edward Simon ha desarrollado su propio lenguaje musical, su propio sonido, su propia voz, llevando al jazz hacia el encuentro con nuestra música popular de una manera muy sublime, hacia las alturas, donde el cielo es el punto de encuentro. ¡Bravo, Edward!

martes, 14 de noviembre de 2006

Jazzanova

jazzanova01

Jazzanova (03NOV2006 - Sports Bar del Country Club de Maracay)

Luis Amario – Guitarra Eléctrica y Electroacústica
Elio García – Flauta y Saxo alto. Director musical.
Raymond González – Bajo, Cavaquinho
Salvador Pinto – Tumbadoras, Percusión
Fósforo Sequera - Batería, Timbales, Percusión
Miguel Romero – Piano

Desde los tiempos (1995 para ser más exactos) en que junto a Rommel Torres y Adolfo Parrales formamos aquella banda llamada "Grupo Experimental Aguardiente" no me había vuelto a introducir en los caminos del jazz y la fusión frente a mis queridos tambores y platillos. Sin embargo, a partir del año 2003 he tenido la fortuna de incorporarme a Jazzanova, una agrupación donde intentamos explorar las fusiones del jazz con la música de Brasil y del Caribe. Alejados del virtuosismo, pregonamos nuestra idea de darle mayor importancia al ensamble que al lucimiento individual, lo cual no quiere decir que cada quien no deba cumplir el rol de solista cuando le toca. Ha sido una grata experiencia compartir con músicos muy talentosos y de una calidad humana por encima del nivel, lo cual se traduce en una armonía grupal a la hora de enfrentar un ensayo o un concierto. Mucho he aprendido de cada uno de mis compañeros, y espero seguir aportando todas mis ganas de ofrecer música.

Saravá!!

P.D: El único ausente en la foto es el pana Salvador Pinto.

jueves, 9 de noviembre de 2006

Luzmarina de regreso

Luzmarina, aquella cantante de voz seductora que nos hizo delirar a raíz del tema A flor de piel, regresa con una nueva producción discográfica, esta vez en la doble faceta de cantante y compositora. Desde ya lo esperamos.

miércoles, 8 de noviembre de 2006

Fostered


Con el pasar del tiempo, y luego de un proceso evolutivo natural de quienes tienen en el arte un modo de vivir, se va logrando la madurez necesaria que le permita al artista expresar sus ideas en un lenguaje propio. Es una tarea complicada, claro está, pero no es un camino imposible de transitar. Esto queda demostrado en la producción Fostered (2006), a cargo del pianista venezolano Silvano Monasterios, quien desde 1990 está radicado en los Estados Unidos. Fostered nos muestra a un músico capaz de recrear ideas a través de sus composiciones, de lo exquisito de su lenguaje pianístico y de la sensibilidad que baña toda esta producción discográfica, altamente influenciada por grandes nombres del jazz como los de Bill Evans, Thelonious Monk o Bud Powell, por nombrar solo algunos. Un disco cargado de autenticidad, de un lenguaje amplio y fácil de digerir, sin complicaciones pero no carente de buen gusto. Emotivo con creces, Fostered es un trabajo discográfico muy bien elaborado que se ha ganado un lugar muy especial por todo aquello que logra transmitir a quienes lo escuchamos y amamos el jazz. Monasterios sigue evolucionando hacia niveles mucho más altos.

Track List

Créditos
Piano: Silvano Monasterios
Acoustic Bass: John Dadurka
Drums: Noah Penn
Tenor & Soprano Sax: Brandon Wright
Trumpet & Flugelhorn: Seth Merlin
Alto Sax: Erik Elligers (tracks 03, 06, 07)
Acoustic Bass: Aaron Mitter (tracks 03, 07) , Sam Howard (track 06)
Trumpet: Pete Clagget (track 06)

lunes, 6 de noviembre de 2006

Citando notas....

No me gusta trazar fronteras y creo que la música intenta más bien romperlas.

Ed Simon (Músico)

viernes, 3 de noviembre de 2006

Barretto


Siempre acudimos a la música que nos hizo crecer y soñar, a la que nos puso a bailar y a gozar en infinidad de rumbas, a la que aún tiene la vigencia y la fuerza necesaria como para recordarnos que la sangre caribe corre por nuestras venas, a la que nunca pasará, a la que se ha quedado morando en el alma mestiza que tenemos. La fuerza y el sabor están presentes en cada uno de los temas que aquí se incluyeron, fuerza gigante del maestro, del manos duras. Este es un disco para tenerlo a la mano siempre, para gozar con la vocalización de Tito Gómez y Rubén Blades en los temas escogidos, para sudar bailando sin parar, con un sonido distintivo y efectivo, cargado de buenos arreglos y de inconfundible ritmo del maestro Ray Barretto. De los mejores discos producidos en pleno "boom" de la salsa brava. Imprescindible.

Créditos
Ray Barreto: congas
Pappy Román: trompeta
Ite Pérez: trompeta y flugelhorn
Artie Webb: flauta
Gil López: flauta
Louie Colón: bajo
Tony Fuentes: bongó
Little Ray Romero: timbales
Rubén Blades: voz
Tito Gómez: voz
Adalberto Santiago: coro
Tito Allen: coro.

Temas:
Guararé;
Vine pa'echar candela;
Eso es amar;
Ban ban quere;
Vale más un guaguancó;
Testigo fui;
El presupuesto;
Canto Abacua