miércoles, 15 de noviembre de 2006

Alto vuelo

Lo presenciado anoche en el Teatro de la Opera de Maracay no puede calificarse de otra cosa que no sea un concierto de alto vuelo, sin dudas. Poner a volar a todo un escenario mediante una música sin complejos, muy intima, pero lo suficientemente clara, con un lenguaje propio que llega y se propaga a traves de espacio y tiempo son características notorias en el concierto ofrecido por el pianista venezolano Edward Simon. El jazz y la música de esta lado de la frontera se dieron la mano, arrullándose una a la otra, permitiendo esa complicidad que puede existir de manera armónica, sin estorbos, buscando ese sentido universal que permitirá recorrer nuevos y maravillosos caminos de rica sonoridad.

Para este concierto, Edward Simon seleccionó un repertorio con algunas de sus composiciones como Pere, The process o Fiestas, así como versiones muy personales, densas, cargadas de emotividad y con mucho sentido de Quinta Anauco, del maestro Aldemaro Romero, Mi querencia de Simón Díaz o nuestra inmortal Alma Llanera, entre otras. Simon demostró su sensibilidad y buen gusto, llevando los temas a niveles soprendentes, brindándonos solos que iban desde lo más lírico a paisajes un tanto más intrincados, sin perder la compostura requerida para hacer de los temas un homenaje mismo a la música.

Toda esta atmósfera cargada de jazz y de mucho feeling contó con la participación de Roberto Koch, impecable en el contrabajo acústico, demostrando por qué es uno de los bajistas más solicitados en la actualidad; Pablo Gil, destilando el aire con su saxo tenor en solos muy emotivos, mientras que Andrés Briceño le colocaba alas a la batería para hacer de éste uno de los mejores conciertos que se han realizado en Maracay en lo que va de año.

Edward Simon ha desarrollado su propio lenguaje musical, su propio sonido, su propia voz, llevando al jazz hacia el encuentro con nuestra música popular de una manera muy sublime, hacia las alturas, donde el cielo es el punto de encuentro. ¡Bravo, Edward!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

SISI!!! demasiado PRO!!

lastima que los cds costaran 40 lucas

Fósforo Sequera dijo...

Excelente concierto. En cuanto a los precios de los CD, bueno, son discos que casi no se consiguen en el mercado local.

Henry Sanchez dijo...

Me siento privilegiado en haber sido uno de los pocos en asistir a este concierto... para ser honesto fui a ver la calidad interpretativa de pablo gil y andres briceño (la cual se dio) pero evidenciar el altisimo nivel de edward fue lo maximo de la noche. Del tiro, sali corriendo a comprar el disco de la bikina (Y fueron 50 Bs. F )