lunes, 11 de diciembre de 2006

Día del Locutor

Renny Ottolina

Una profesión hermosa, que me ha llenado de muchas satisfacciones y alegrías. Recuerdo que en mi niñez jugaba a ser locutor grabando las noticias del periódico en un viejo cassette, y disfrutaba a montón con personalidades como Renny Ottolina, Adolfo Martínez Alcalá y otros tantos a quienes tenía como ejemplo de lo que debería ser un buen profesional de la locución. Sin embargo, siempre fue Renny el que me influenciaría, radio y TV mediante, a querer asumir esta profesión por toda aquella sobriedad que mostraba frente al micrófono, una facilidad de expresión sin par, coherencia total en sus ideas y un nivel de calidad de sus producciones solo superada por su estatura y dimensión profesional.

Con el pasar del tiempo, logré alcanzar la meta propuesta, intentando mejorar cada día y tratando de darle mayor dignidad y altura al oficio. Vaya mi felicitación a todos aquellos colegas que cada día luchan y se esmeran por enaltecer esta profesión y darle el valor que se merece.

3 comentarios:

mariannextreme dijo...

Felicidades fosforinho, sigue dándole vida a esa "caja", un beso!

José Javier Rojas dijo...

Amigo, felicidades a ti y a todos los colegas que cultivan la lengua muerta de la buena radio, esa mesura comedida, esa ironía atildada, esa pertinencia oportuna, ese estilo de "damas y caballeros, gentiles escuchas que nos honran con su sintonía" y toda esa cortesía y elegancia que ahora nos parece tan decadente, y que tanto echamos de menos en estos tiempos de "radio real", callejera y arrabalera, mala no tanto por lo que deja de educar sino por lo mucho que embrutece. Ahora, que los "galanes de radio" y las "modelos radiofónicas" pasaron de ser un chiste malo a una peor realidad, que todavía existan locutores que amen el medio, amen la música y de verdad respeten a su "distinguida audiencia" no es tanto una rareza como una bendición... para citar a un colega celebérrimo "gracias por existir"

Fósforo Sequera dijo...

Mariannextreme: Gracias. De eso se trata, de dar vida, de entrale a la vida, de no temerle a lo que la vida ofrece generosa. Un beso.

José Javier: Colega, totalmente de acuerdo con tu planteamiento. Una de las premisas básicas es enaltecer la profesión. Un abrazo.

Seguimos en clave...