lunes, 4 de diciembre de 2006

Volver a los 17

Volver a los 17
Despues de vivir un siglo
Es como descifrar signos
Sin ser sabio competente

Violeta Parra


Tiempos aquellos de cierta rebeldía, donde los gustos iban armando su propio perfil, donde las fórmulas se iban decantando hasta hacerse visibles, notables, importantes. Signos que se fueron evidenciando a través de tantos surcos escuchados, de tantas sonoridades que fueron haciendo la irrompible masa de células donde habitan ideas y pensamientos, acciones y reacciones. Tiempos aquellos donde el debate entre tantas tendencias sonoras hacía una verdadera fiesta, celebrando esa necesaria diversidad que debe existir. Paso revista a aquellos días, donde el rock venía a pedir un espacio para compartir tal celebración, la cual aun se sigue realizando con cada movimiento del segundero. Y se van descifrando algunos acertijos, otros van quedando sin respuesta clara, pero de eso se trata, de ir explorando los infinitos caminos de rica sonoridad, buscando descubrir nuevos secretos, nuevas formas. Y así el rock, el jazz, la salsa, el blues. lo clásico, lo autóctono, el folklore, y un sin fin de etiquetas se van colocando en la parte externa de la maleta. Algunas me acompañan desde aquellos días de los diecisiete, otras desde antes, otras que recién llegan. Bienvenidas son todas, siempre y cuando puedan tener la extraordinaria virtud de hacer morada eterna, de tener algo importante que decir, sin dejarse atrapar por vaivenes o ilusiones pasajeras. Aun queda mucho, y el camino escogido sigue siendo largo, pero fascinante, lleno de tantos misterios y sorpresas, mágico como aquellos crepúsculos que evocan un antaño y permiten pensar en futuro. Se hace necesario volver a aquellos tiempos, para recordar desde donde se proviene, para no olvidar lo que se es y para seguir llenando las alforjas de nuevos descubrimientos. Cada vez que puedo, vuelvo a los diecisiete.

1 comentario:

Pansy dijo...

:-)
Bonitas letras ...