miércoles, 7 de marzo de 2007

Pailas que observan


Ellas me observan, aunque a veces lo disimulan muy bien. Saben que no hay tregua cuando se trata de afincar. Total, siempre son generosas en ofrecer lo mejor de su repertorio cuando se les trata con el respeto merecido. Me siguen observando, aunque creo que aun no saben que yo tambien las observo. Sin pena me acerco, lentamente, cual cazador, olfateando toda la sustancia que brota del bronce con el que fueron concebidas. Las baquetas, suerte de remos que me permiten desplazarme sobre aguas caribeñas, se encuentran allí, haciendo guardia, esperando su momento. Todo hace juego allí, cada cual desde su asiento, cada campana colgada al asta central de las pailas, cada platillo que se muestra cual sombrilla de café parisino, cada parche templado abarcando el espacio necesario para llenar las velas con todo el aire hecho sonoridad. Llego frente a ellas, sonreimos un poco, dejando que la complicidad llegue al punto ideal. Tomo las baquetas mientras observo a mis compañeros de aventuras musicales, cada quien en su sitio, atentos a la señal para iniciar el viaje por territorios donde los caminos del jazz y del caribe se vuelven uno solo. Ellas - las pailas - apartan la timidez una vez que el director marca el compás. Y comienza el viaje, donde el pentagrama se vuelve un mapa sonoro, donde el jazz hace que se vayan abriendo nuevas rutas, nuevos caminos, nuevas señales.

Ellas siempre están allí, en su sitio de honor, prestas a mostrar todo su poder, abriendo lentamente las ventanas que dejan pasar la luz de sus secretos, regando de ritmo todo el espacio, iluminando territorios con el fuego que nace en medio de una descarga. Ellas siempre responden al llamado, son cómplices en esto de hacer que los sonidos puedan guardar una estrecha relación entre ellos. Las observo complacido, su misión - que no sumisión - se cumple. Y lo siguen haciendo.

5 comentarios:

César dijo...

La música siempre cumple su misión... siempre. Yo, al igual que las pailas, sigo aquí... a destiempo, retirado y volviendo... pero aquí.

Siempre en clave, hermano...

Va un abrazo

lisa dijo...

pues he llegado aca por blogalaxia estas de 211 (mejor que yooo jeje)

te dejo un saludo
animo

Pansy dijo...

Vine a saludarte y a dejarte mis cariños ... el lunes comienzo clases y ando medio nostalgica y emocionada ...
Me gusta sentir esa pasion que le imprimes a tus letras ..
Un abrazo
Sigo en Clave!

Artecomestible dijo...

Las pailas..ellas se parecen a mi..timidas

Duendecilla dijo...

Mi estimado:

Paso a saludarlo, y a dejarle un abrazo fraterno.

Un placer enorme haberte conocido, y tu blog debo decirlo,electrificante, divino,es toda una aventura, un paseo de aprendizaje y descubrimiento por el mundo musical, felicitaciones un placer sincero y refrescante el leerte!

Saludos!