martes, 12 de junio de 2007

¡Bravo, Martirio!

Martirio
(Foto tomada de www.esflamenco.com)

Ella puede hacerlo todo en el escenario, convertirlo en un verdadero manantial de emociones y sentimientos plasmados en cada canción, desbordando cada sentimiento, viviendo cada canción como si ese fuese justo el momento donde la historia se va construyendo. Ella es poesía, magia, amor y copla, bolero y canción. Bajo el misterio de sus oscuras gafas, su peineta, su mantilla y un siempre elegante vestido se ofrece la cantante española Martirio, siempre con el abanico de sentimientos que nos ofrece, bien sea en los discos o en sus presentaciones. Y así, vestida de sentimientos y adornada con ese carisma que siempre la acompaña la vimos en el sobrio escenario del Teatro de la Opera de Maracay el pasado día domingo 10 de junio, donde nos ofreció su espectaculo Primavera en Nueva York, su producción discográfica más reciente donde se da un paseo por una docena de boleros que no se encuentran entre los más habituales o conocidos de un repertorio de este tipo, pero que llevan labrado el sentimiento y las etapas del amor, vividos intensamente en cada interpretación por la nativa de Huelva, sintiéndose como el bolero se acercaba al jazz, a Brasil, a España, permitiendo la generosa fusión de géneros que va marcando nuevos caminos en la música.

Ya paseados por ese oleaje de sentimientos que significa interpretar o, mejor dicho, vivir en escena una docena de boleros, Martirio dió pasó para que la banda que la acompañaba - excelentes músicos, dicho sea - se lucieran en una interpretación cargada de jazz, para que luego Martirio regresase de la mano del género músical que ha transitado por mayor tiempo: La copla, donde Martirio se ha amoldado para darle una dimensión original y renovadora.

Quienes estuvimos allí presenciamos uno de los conciertos más emotivos, donde Martirio nos permitió apreciar y vivir cada canción como si fuesemos protagonistas de la historia, o escritores de la misma, dejando que el sentimiento pudiese viajar por el aire de manera libre, intensa. ¡Bravo, Martirio!

martes, 5 de junio de 2007

Mambo Diablo

Mambo Diablo es uno de esos discos que se quedan, que cada vez ofrecen mayores razones para seguir estando en un lugar de privilegio, a pesar de todo el tiempo transcurrido. Aquí se muestra a un Puente con mucha frescura, dinámico en sus intervenciones tanto en el timbal como en el vibráfono y la marímba, siempre flamboyante, con todo el brillo necesario desde la altura de un trono que tiene sus bases en la calidad y en su particular y perdurable sonido, virtudes, entre otras, que siempre colocaron a Puente en otra dimensión. Clásicos como el inmortal Take Five de Paul Desmond o Lulaby of Birdland de George Shearing - interpretado al piano por su propio compositor - se muestran con un rostro más cercano al caribe, demostrando como el jazz puede acercarse a otros territorios, o lo que es casi lo mismo, la permeabilidad que el jazz ofrece al que quiera acercarse a sus predios. Como dije al principo de la nota, este es un disco que se queda en el gusto y la memoria por sobradas virtudes que se explican con cada sonido contenido en el disco, con arreglos cargados de dinamismo para un octeto responsable de repatir sabor y pasión por la música que se hace de este lado del planeta. Como si fuese poco, merecedor de un premio Grammy. ¿Se puede pedir más?

Créditos:
Tito Puente: Timbales, marímba, vibráfono, percusión.
Mario Rivera: sax soprano & tenor, flauta
Jimmy Frisaura: Trompeta, flugelhorn, trombón de pistones
Ray Gonzalez: Trompeta, flugelhorn
George Shearing: Piano on "Lulaby of Birdland"
Sonny Bravo: Piano
Bobby Rodriguez: Bajo
Jose Madera: Congas, percusión
Johnny "Dandy" Rodriguez: Bongó, percusión

Track list
1.Mambo Diablo
2.Take Five
3.Lush Life
4.Pick Yourself Up
5.Lullaby Of Birdland
6.No Pienses Asi
7.China
8.Eastern Joy Dance