jueves, 30 de agosto de 2007

Así lo dijo Miles...


"Estoy aquí abajo para tocar música, para interpretarla. Y es lo que hago. Es todo lo que quiero hacer. Y lo hago bien. Podría hacer un montón de cosas, pero lo fundamental, lo que me gusta, lo que está antes que todo, hasta respirar, es la música."

Miles Davis, 1985. Entrevista publicada en Jazz Magazine

lunes, 27 de agosto de 2007

Animal


Desde su aparción en la TV venezolana (claro, en aquel momento ni soñar con tener cable) me convertí en un adicto a The Muppets Show. Aquel fino programa basado en los personajes ideados por Jim Henson y compañía lograron hacerse de un espacio entre mis gustos, donde aquellos muñecos parecían tener vida y pensamientos propios.

En lo musical, The Electric Mayhem era la banda de planta del referido show, donde destacaba Animal, un singular baterista con una personalidad propia y con la dosis necesaria de energía para ser un baterista de rock. Tal fue el suceso de Animal en The Muppets Show que hasta llegó a realizar un duelo de bateristas con el gran Buddy Rich, en ocasión del aniversario del famoso duelo entre Gene Krupa y Buddy Rich, aparte de haber hecho escenas con personalidades como Rita Moreno, Lou Rawls y Harry Belafonte, entre otros.

Algunos sostienen que Animal tiene mucho de Keith Moon, legendario baterista de The Who, aunque los productores nunca manifestaron abiertamente que el personaje haya tenido algún parecido con un músico en particular.

En la vida real, Animal fue caracterizado por Frank Oz (entre 1977 y 1999) y por Eric Jacobson (desde el 2002), mientras que su sonido tras los tambores y platillos fueron ejecutados por Ronnie Verrell, un baterista británico nacido en Rochester, Kent, Inglaterra el 21 de Febrero de 1926 y que tuvo paso por importantes big bands británicas como la Ted Heath Orchestra y Syd Lawrence Orchestra. Tras lo tambores, Verrell destacó por coloridos y poderosos solos y por ser un extraordinario lector musical, lo cual le permitió participar en diversas bandas sonoras de cine y televisión, gracias a su habilidad para leer y tocar partituras, desde la más sencilla hasta la más compleja. Sin embargo, debido a la caracterización de Animal, Ronnie Verrell tuvo la oportunidad de conocer a Rich, su gran ídolo, y tener un duelo de bateristas que quedó reflejado en el episodio número 110.

Como músico de sesión, Verrell llegó a grabar con artistas de la talla de Winifred Atwell, Jack Jones, Tony Bennett, Tom Jones y Shirley Bassey. Ronald Thomas Verrell falleció en Kingston, Inglaterra un 22 de febrero de 2002.

Inquieto, original y siempre buscando mostrar todo el poder que se puede tener frente a los tambores, hoy recordamos al gran Animal.

viernes, 24 de agosto de 2007

Apenas dos


Sería por allá en el 2005 cuando me inicié en esto de los blogs, alentado por los buenos amigos que siempre llegan con ideas novedosas. Desde ese entonces he intentado dar los pasos necesarios para lograr el acercamiento entre los sonidos que me acompañan y las letras que rondan mi cerebro. El resultado ha sido más que gratificante, todo un pentagrama cargado de las notas que se disfrutan, que se saborean con lentitud, pero que logran alimentar esa parte intangible del ser.

Son apenas un par de años marcando la clave desde acá, mostrando los sonidos que cautivan mis neuronas, aquellos que logran trascender en el gusto personal y terminan imponiéndose a pesar del tiempo. Este espacio es una mezcla de estudio de grabación, una suerte de salón de ensayo donde diversidad de sonidos tienen asiento reservado, lugar propio, territorio ganado para que el arte llegue a los oídos, y de allí hacia los confines del alma y la mente.

Afortunadamente, aun queda mucha música por llegar, y aun queda espacio para recibirla y tratarla como se merece. Lenguaje universal, sin duda alguna.

Con errores y aciertos, seguimos en clave…

Y como bien lo dijo Barreto, ¡Que viva la música!

Saravá!

viernes, 17 de agosto de 2007

Max Roach - In memoriam

Max Roach
(Maxwell Lemuel Roach)
Newland, North Carolina, USA , 10ENE1924 - Manhattan, New York, USA, 16AGO2007

Señaló nuevos horizontes en el bebop, definiendo trazos rápidos, originales e inquietantes, mostrando que el baterista de jazz podía ir más allá del acompañamiento, para darle un carácter más protagónico al responsable de los platillos y tambores. Max Roach participó en diversas sesiones con Dizzy Gillespie, Charlie Parker, Miles Davis, Duke Ellington, Charles Mingus, Sonny Rollins y Clifford Brown, entre otros, donde siempre dejó su marca personal, sus ritmos intrincados y solos antológicos. Su sonido distintivo y su depurada técnica siempre estarán presentes en la memoria de quienes transitamos el camino del jazz.

Mario Rivera - In memoriam

(1939, República Dominicana - 12AGO2007, Nueva York , USA)
Imagen tomada de Jazz Vision Photos



Con un apego y respeto por la clave, Mario Rivera siempre regaló aromas provenientes de su Quisqueya natal, pero haciendo los respectivos cruces con diversas fragancias que tiene origen en el caribe y en la gran manzana, asidero de su vida durante muchos años. Su talento para soplar las cañas de los saxofones o la flauta fue incuestionable, lo cual lo llevó a pasar por orquestas como la de Tito Puente, Machito y Tito Rodríguez, entre otros. Un músico completo, ungido con ese talento especial que parte al encuentro con aquellos que ya llevan años haciendo su música en otros parajes.
¡Aché pa' ti, Mario!

miércoles, 8 de agosto de 2007

Rumba Buhaina


Su estilo se muestra cada vez más depurado, maduro, así como el licor que se añeja en alguna bodega oculta en medio del caribe y guarda secretos, aromas y sabores que van tomando por asalto los espacios que le rodean, signos evidentes del camino que han ido señalando durante años

Habían pasado unos 10 años desde que Jerry González junto a su Fort Apache Band no visitaban un estudio de grabación, siendo su producción Pensativo del año 1995 su última producción hecha en estudio, ya que Fire Dance (1996) fue grabado durante una serie de presentaciones en el Blues Alley de la ciudad de Washington DC.

Para el año 2005, Jerry González & Fort Apache Band regresan a los estudios de grabación para mostrarnos su particular y determinante manera de entrelazar los caminos de la rumba y el jazz, así como las diversas corrientes que van teniendo convergencia en el caribe y que se van asociando con toda la variedad de colores que el jazz tiene en su haber, produciendo un trabajo que lleva por título Rumba Buhaina, reverencia al importante legado que dejaron Art Blakey y los Jazz Messengers.

Como cualquier producción de Jerry González & Fort Apache Band, la rumba sigue siendo el epicentro, la señal de partida, el punto convergente donde cinco músicos destilan todo su amplio repertorio de sonidos, prevaleciendo el trabajo del colectivo por encima de lo individual, donde la banda parece ser una sola unidad cargada de los ritmos más intrincados, de los acordes que sirven como propulsores del mensaje de jazz promulgado en su momento por Abdullah Ibn Buhaina y que los Apaches se han encargado de homenajear en esta producción.

Sin embargo, cada quien en la banda sabe jugar el rol de solista en altos niveles. Jerry González lleva el peso de sus congas con la determinación y el empuje que lo ha mantenido por años dentro de las artes auditivas, mostrando ese sabor a calle y a folklore, a fogón y a callejón, a madera y cuero que se ha ido atesorando en sus congas, así como las referencias de Miles Davis que se cuelan cuando toma su trompeta o flugelhorn para trazar las principales líneas de este mapa sonoro, si es que el término es válido.

Pero vayamos haciendo un repaso sobre el resto de la banda. El saxofonista Joe Ford demuestra profundo conocimiento de los lenguajes del jazz y de la rumba, heredando algunos matices de John Coltrane y Jackie McLean, pero ofreciendo rasgos interesantes que le definen una personalidad propia a la hora de enfrentar los caminos de la improvisación jazzística. Larry Willis, por su parte, no solo mantiene el juego entre la armonía, melodía y ritmo en el piano, sino que no se siente ajeno a la clave y a la rumba, bordando solos cargados de buen gusto y sensibilidad, siempre en clave. Andy González – hermano de Jerry – es, quizás, una de las figuras más respetadas dentro de la música, capaz de entender ambos lenguajes – jazz y rumba – de una manera profunda y dominante, ofreciendo el soporte necesario y toda la energía para que la banda pueda hacer sus recorridos de manera segura. Por último, Steve Berríos sigue fiel a su inconfundible estilo, donde la batería se acomoda hacia los territorios afrocaribeños con la densidad requerida en estos casos, colocando los pulsos en los momentos oportunos, siempre distintivo gracias a su ya famoso campaneo.

Así como se disfruta un buen vino, o un buen ron añejo, este disco merece una atención especial por la diversidad de sonoridades que hacen convergencia y que demuestran que la música sigue siendo infinita en cuanto a posibilidades de creación. El camino señalado por Jerry González & Fort Apache Band es denso, pero no deja de tener el valor y la importancia que se necesita. Caminos ilimitados, sonoridades llenas de riqueza, rumba y jazz siguen unidos, bailando, destilando, viviendo.

Créditos
Jerry González: Trompeta, flugelhorn, congas, percusión
Joe Ford : Saxo alto y soprano
Larry Willis: Piano
Andy González: Bajo
Steve Berríos: Batería, percusión

Temas
1. Along Came Betty
2. Crisis
3. This is for Albert
4. Up Jumped Spring
5. Madi's Smile
6. Wildflower
7. United
8. The Day You Said Goodbye
9. One by One
10. Rumba Buhaina
11. Ask me Now