martes, 26 de agosto de 2008

El tercero

Para que exista un tercero, necesariamente primero y segundo deben existir. Dentro de la jerga cotidiana, se dice que el tercero cuesta más que el segundo en circunstancias naturales, obviamente, aunque hoy día la ciencia es capaz de resolver muchas cosas. Puede decirse que piano, contrabajo y batería componen la dotación del clásico trío jazzístico. Y si vamos al terreno salsero, timbal, conga y bongó conforman la trilogía del ritmo, del afinque y la descarga. En todo caso, estoy hablando del tercero, apenas una triada de años tratando de poner en palabras los sonidos que me van acompañando, aquellos que no suelen desaparecer sino que han decidido alojarse en medio de mis neuronas y dendritas, los sonidos en los cuales creo ciegamente.


A todas y todos, muchas gracias. Todavía quedan muchos sonidos listos para ser descubiertos.


No se diga más, que la música aun tiene el derecho de palabra.


¡Saravá!

4 comentarios:

Karla Pravia Álvarez dijo...

Como se ve que transformas los sonidos en palabras escritas, me gusta el escrito, y felicitaciones por los tres años de tu blog!

Nacarid dijo...

Felicitaciones por estos tres años cargados de muy buena música transformada en exquisitos textos.

El loco dijo...

Pues que siga sonando esa música...felicidades y éxitos

Anónimo dijo...

Que bien! Felicidades...
DD