miércoles, 21 de enero de 2009

Uninhibited Realm

El artista siempre está tras una búsqueda incesante para expresar sus ideas, tener un lenguaje claro y lograr su propio sonido, lo cual tiene como mérito supremo ser identificado por ello. Esto no sólo se logra a través del estudio - cosa fundamental - sino que requiere, además, de mucho trabajo diario y sostenido, de disciplina, de la infaltable cuota de talento, calidad, y de la creatividad necesaria para poder diferenciarse del resto. Por otra parte, el artista debe liberarse de una serie de inhibiciones y prejuicios que, a la larga, puede que afecten las ideas que el artista quiere expresar. En el caso de la música, todo esto se hace necesario si se quiere trascender y lograr que las creaciones tengan la vida suficiente para resistir al indetenible transcurrir del tiempo.

Toda esta suerte de introducción nos sirve como marco para compartir unas líneas sobre un trabajo realmente interesante titulado “Uninhibited Realm” segunda producción discográfica del pianista venezolano Carlos Cuevas. Para esta producción discográfica, Carlos Cuevas nos presenta unos 6 temas en formato de trío de jazz más un concierto en tres movimientos para trío de jazz y orquesta de cámara, todos compuestos y arreglados por el propio Cuevas, quien comparte las facetas de ejecutante, compositor y arreglista en la totalidad del disco.

El disco nos va llevando por la carta de navegación que Cuevas propone desde el inició del primer compás, donde una combinación de buen gusto, densidad y un altísimo nivel interpretativo son las coordenadas iniciales para emprender este viaje sonoro, con toda la fluidez requerida en trabajos de esta naturaleza.

En el piano, Cuevas demuestra solidez, soltura y un excelente sentido rítmico, con un dominio amplio del instrumento sin caer en exageraciones, ofreciendo altas dosis de sensibilidad y buen gusto para elaborar un discurso coherente y concreto. En relación a las cuerdas bajas, John Patitucci, indiscutible figura del jazz a nivel mundial, aporta una diversidad de colores y texturas, formas expresadas bien desde el contrabajo o del bajo eléctrico, siempre con la maestría a la cual nos tiene acostumbrados. Por su parte, Jimmy Branly se muestra exquisito en la ejecución de la batería, dándole a cada tema un tratamiento delicado y cálido.

“Uninhibited Realm” es un trabajo discográfico que nos muestra a un músico cargado de honestidad que mantiene una incesante búsqueda de nuevos caminos dentro de la música, con la maestría y la humildad necesaria que caracteriza a quienes, seguramente, disfrutarán de la trascendencia de su obra. Un disco que emociona, que agrada al oído y mantiene vivo al espíritu gracias a un lenguaje claro, concreto y sin inhibiciones. Excelente por Carlos Cuevas. Y que siga la música.

Personal
Carlos Cuevas: Piano.
John Patitucci: Contrabajo, bajo eléctrico.
Jimmy Branly: batería y cajón.

Track List:
1.- Saltaperico
2.- Lennon/McCartney
3.- The vicious A-B-C-Ircle
4.- Drill
5.- Procemium
6.- ¿Ya comiste?

Concerto for Jazz Trio & Chamber Orchestra in Eb minor
7.- Movement I - Accuse
8.- Movement II - Adagietto
9.- Movement III - Abandonment