martes, 31 de marzo de 2009

In memoriam - Manny Oquendo

Manny Oquendo
(José Manuel Oquendo)
01ENE1931 - 25MAR2009

Siempre enmarcado en la clave, Manny Oquendo nos deja un legado importante en la ejecución del timbal y el bongó. Su sonido típico recibió influencias de timbaleros como Oreste Varona, Antolín Suárez, Ulpiano Díaz y Ramoncito Castro, entre otros. Oquendo tuvo el mérito suficiente para estar en el sitio reservado solo para los grandes. Pupi Campo, Tito Puente, Jose Curbelo, Tito Rodríguez, Eddie Palmieri, entre otros, pudieron contar con su base rítmica y conocimiento de la tradición musical afrocubana, aportando sabor, peso rítmico y solidez. Fundador y líder indiscutible de agrupaciones como el Grupo Folklórico Experimental Nuevayorkino y el mítico Conjunto Libre, Manny Oquendo fue un cultor del verdadero sonido de la salsa brava, denso, sin concesiones, lleno de sabor pero con la debida reverencia a la clave y a la tradición. Un grande que se va, cuya pérdida lamentamos aquellos que portamos la ciudadanía afrocaribeña.

martes, 10 de marzo de 2009

Tepuy


Sobre un tepuy la vista suele ser imponente, mágica, cargada de paisajes insospechados que solo tienen lugar desde la cima de uno de estos majestuosos componentes del macizo guayanés. Tal es la visión y su amplitud que permite observar más allá de lo meramente evidente, dejando espacio para que la imaginación haga contacto con el talento y la determinación a alcanzar cotas importantes dentro de cualquier camino artístico que se escoja, siendo la música el que siempre nos mantiene con los sentidos cautivos.


Tepuy es el nombre de la más reciente producción del maestro Gerry Weil, personaje importante y fundamental dentro del desarrollo musical venezolano, quien nos muestra un capítulo importante de su obra. Tepuy recoge buena parte de la amplia visión que el maestro Weil ha cosechado durante años en el cultivo del arte de hacer sonidos, trazando un camino donde diversas influencias musicales tienen punto común en el jazz, acogiendo tendencias provenientes desde múltiples puntos del globo terráqueo.


Desde la improvisación colectiva hasta los ritmos de las cosas venezolanas, desde un chorrinho brasilero hasta los recuerdos de su Austria natal, las influencias que Weil ha recibido han sido múltiples, importantes todas, las cuales se plasman en 12 temas con la maestría de quien hace música teniendo al corazón por encima de la razón. Para esta ocasión Weil - desde el piano acústico - se hace acompañar por el violinista austríaco Rudi Berger y los venezolanos Pablo Gil en el saxo tenor, Carlos “Nené” Quintero en la percusión, Roberto Koch en el contrabajo y Adolfo Herrera en la batería, quienes comprenden a la perfección el lenguaje del maestro y aportan una carga de sensibilidad, buen gusto y extraordinaria ejecución, logrando vestir cada uno de los temas con el traje adecuado con elegancia.


Este es un disco que se expresa por sí solo, mostrándonos la maestría de Gerry Weil frente al piano acústico, la vitalidad, creatividad y lirismo de sus composiciones, su amplio y determinado lenguaje musical y la forma de hacer música que trasciende en el tiempo, imponente, como la visión que puede tenerse desde la cima de un tepuy.